Síndrome postvacacional. ¿Existe? Consejos para superarlo.

La vuelta de vacaciones muchas veces se nos hace cuesta arriba, y en alguna ocasión más o menos en serio hemos dicho algo así como “tengo síndrome depresivo postvacacional”.
Para empezar te diré que es cierto, que se pueden tener unos síntomas que se llegan a  asemejar a los de la depresión, pero también te diré que en realidad no existe nada recogido como síndrome depresivo postvacacional en ningún manual diagnóstico de enfermedades mentales.

Aun así, los síntomas están ahí y en algunas ocasiones se llega a pasar mal, hasta el punto de pedir ayuda o información al respecto por confundirse con la depresión.
La buena noticia es que suele durar poco, entre dos o tres días hasta un par de semanas, pero en este tiempo se pueden experimentar síntomas bastante molestos como fatiga, insomnio, pérdida de apetito, tristeza o vacío, dificultad para concentrarse, tensión muscular, irritabilidad, hasta náuseas.
A pesar de que no se llegue a sufrir una auténtica enfermedad por no estar recogida en ningún manual, sí que podría ser un reflejo de algo que no funcione correctamente.
Yo haría una diferenciación de situaciones en las que se puede presentar.
  • Por un lado, podemos tener las dificultades normales de adaptarnos a la rutina.
Ten en cuenta que cuando se prepara un viaje pasamos mucho tiempo organizándolo, aunque nos desplacemos a una segunda vivienda. Pero cuando volvemos, pretendemos hacerlo sin ningún tipo de preparación, de un día para otro. Cuántas veces nos incorporamos un lunes y el domingo por la tarde lo pasamos viajando. Normal que digas que te encuentras mal. Por no hablar si encima vienes de otro país, otro horario, o un periodo de descanso muy largo. (También hay quienes tienen esa suerte).
En estos casos, sería bueno tomar medidas como:
                    Intentar mantener una cierta actividad durante las vacaciones
                    Tomarte con calma la vuelta y evitar situaciones de excesivo estrés en el trabajo
                    Hacerlo de manera gradual y realizando en primer lugar las actividades más sencillas
                    Llevar horarios regulares y dormir adecuadamente
  • Por otro lado, estarían aquellos casos en los que la vuelta de vacaciones supone una vuelta a la realidad que no te apetece demasiado encontrarte. No podemos decir que el nivel de empleo y de satisfacción laboral llegue al cien por cien. Hay momentos en los que tu estabilidad laboral sabes que está peligrando, o tienes un empleo con unas condiciones retributivas bastante por debajo de lo que sería razonable. Está claro que se necesita descansar y desconectar y en muchas ocasiones estimamos que irnos de vacaciones nos puede venir muy bien. Y por supuesto que viene bien, pero siempre y cuando esa situación no te suponga a la vuelta un tremendo malestar.
Muchas veces se piensa que se ha realizado un gasto innecesario, y que ese dinero podría venir muy bien con los gastos que trae septiembre. Otras, se puede caer en el pensamiento de que con la situación que tienes y encima te has ido de vacaciones. Hay momentos en los que hasta nos recriminamos el haber disfrutado de algo por no creer
merecerlo. Si, actuamos así muchas veces. Es un sufrimiento innecesario que nos aportamos, pero lo hacemos.
Tanto una idea como otra no van a hacer que tu situación cambie, lo que sí que van a conseguir es que te encuentres mal y cualquier decisión que tengas que tomar no sea la más adecuada. Puedes tomar decisiones que te lleven una satisfacción efímera, pero cuando se pase volverás a caer en lo mismo.
Piensa en que ese periodo te ha venido bien para cargar pilas, y no mires atrás. Siempre adelante.
  • Y en un tercer bloque hablaría de quienes ya estaban mal cuando se fueron, y al volver el mal sigue estando ahí porque es más profundo y duradero de lo que unos baños en el mar pudiera solucionar. Me refiero a quienes experimentan el síndrome de estar quemado.
Es trabajo es un factor importante en nuestras vidas, y no siempre representa una fuente de satisfacción. Está comprobado que una gran mayoría de las personas que tienen síndrome depresivo postvacacional experimentan además burnout o síndrome de estar quemado.
Esto se caracteriza experimentar:
  • Agotamiento emocional: cuando sienten que ya no pueden dar más afectivamente
  • Despersonalización: tienen sentimientos y actitudes negativas y de cinismo, llegando a ver a quienes les rodean que merecen lo malo que les está pasando
  • Falta de realización profesional: se evalúan con dureza y con gran insatisfacción hacia su trabajo.
¿Qué es lo que puede llevar a que alguien se sienta así?
Hay muchísimos factores que podrían influir, pero los más importantes serían:
  • La sobrecarga laboral
  • La escasez de personal
  • El trabajo por turnos
  • El contacto directo con la enfermedad
  • La falta de especificad de funciones y tareas que suponen conflicto y ambigüedad de rol
  • La falta de autonomía y autoridad para poder tomar decisiones
  • Los cambios tecnológicos
Y podría hacer una lista mucho más larga, pero prefiero centrarme en poder aportar soluciones.
Consejos para llevar mejor la vuelta al trabajo:
  • Siempre que sea posible, hacer en varios días el inicio progresivo de la vuelta a la actividad
  • Tener claro que es un problema pasajero y hasta normal, pero que se debe llevar adecuadamente. Como es un periodo en el que se suelen marcar objetivos y propósitos para llevar a cabo, se debe intentar que estos sean reales y posibles. No generes más carga y frustración al ver que es difícil realizar lo que te propones. No es el mejor momento para ello.
  • No te sientas mal por reconocerlo. Si necesitas pedir apoyo a alguien de confianza y desahogarte, hazlo. No pasa nada. Cuenta cómo te sientes, y verás que muchas veces solamente con el hecho de decirlo en voz alta hará que veas que se trata de algo pasajero.
  • Toma la costumbre de dedicar un tiempo al día a ti. Haz algo que te apetezca, pero no como obligación, sino por el placer de hacerlo y disfrutar con esa actividad. Esto te puede servir como resistencia personal al estrés.
  • Admite tus límites y no te sientas mal por ello. Al contrario, sabiendo hasta dónde puedes llegar no te supondrá malestar no alcanzar algo concreto. A la mayoría nos gustan los retos, pero siempre que supongan una superación, no una angustia saber que no lo conseguiremos. Se realista.
  • Libera tensiones con actividades fuera del entorno laboral. Desconecta cada día. Pasar tiempo hablando del trabajo cuando estás fuera porque crees que así te desahogas, no es la mejor opción. Desconecta de verdad con ejercicio físico, actividades que te gusten y te hagan estar tan pendiente que se te olvide todo lo demás.
  • Utiliza el diálogo, el acuerdo, la negociación. Cuando surjan conflictos laborales intentas darles solución por estos medios.
  • Si es un momento en el que tengas que llevar a cabo importantes tomas de decisiones, procura compartirlo. Si crees que no es tu mejor momento, busca otras opiniones que te hagan dar un mejor enfoque.
Como conclusión te diré que es normal experimentar este popular síndrome, que no tienes que darle más importancia y que es una parte más del paquete vacacional.
En lo que sí deberías fijarte es si esto llega a suponer algo extendido en el tiempo, por lo que aquí sería más conveniente atajar el motivo que lo origina.
De todas maneras, espero que hayas pasado unas muy buenas vacaciones, y que la vuelta esté siendo lo más fácil posible.
Gracias y hasta pronto

¡No te vayas sin tu regalo!

Un ebook en el que hablo de miedos, inseguridades, temores y cómo poder combatirlos.

Publicado en Desarrollo personal.

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos
Responsable: Pilar Tejero Rafael de la Cruz
Finalidad: Gestionar los comentarios
Legitimación: Tu consentimiento
Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Dinahosting (proveedor de hosting de Pilartejeropsicologa) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Dinahosting. (https://dinahosting.com/legal/aviso-legal).
Derechos: Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: https://pilartejeropsicologa.com/politica-de-privacidad/

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *